fbpx

¿Deberes para Navidad? 🎯 7 tips para acertar

deberes-para-navidad

Enviar tareas y deberes para Navidad es un verdadero reto para los maestros y educadores, debido a que, por estas fechas, los niños no suelen estar concentrados en sus actividades escolares sino en compartir con sus familiares y disfrutar del tiempo de recreación, realizando todo tipo de actividades que impiden que quede algo de tiempo para estudiar o repasar algunas lecciones.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea imposible, sino que es necesario encontrar las actividades y deberes ideales para conjugarlos con las festividades de la época y lograr que los niños logren concentrarse, al menos por un momento, en sus hábitos académicos para evitar perder la costumbre y el hilo de los temas que se han venido estudiando antes de entrar al periodo vacacional.

Debido a que, a diferencia de las vacaciones de verano donde los niños pueden desconectarse y disfrutar al máximo su tiempo libre, en época decembrina aún hay que continuar con la planificación de estudios correspondiente, es fundamental que el docente sea muy creativo a la hora de enviar asignaciones, despertando la curiosidad e interés del niño, ya que, este es el único modo en que presten atención y se responsabilicen por sus tareas.

¿Qué tener en cuenta a la hora de mandar deberes para Navidad?

Claro está que para que el plan de estudio de vacaciones navideñas resulte exitoso se requiere de un gran compromiso por parte de maestro, estudiantes, padres y representantes, quienes cumplen un rol fundamental porque deben reforzar en el hogar los hábitos de estudio que se crean en la escuela, así como también, promover la responsabilidad y el compromiso para lograr que los niños entreguen sus deberes a tiempo.

Para incluir actividades y deberes ideales en el plan de estudio de la temporada navideña, es recomendable considerar los siguientes aspectos:

Pocos deberes al día

Esta época se asocia al compartir y al tiempo en familia, razón por la cual sobrecargar al alumno con deberes y actividades es un grave error, considerando que, no solo no cumplirán con las asignaturas, sino que también se le generará un estrés innecesario a causa de la acumulación de pendientes. Si quieres aprender dinámicas de mindfulness para ayudar a la infancia a liberar el estrés, tentemos un artículo en el que te decimos cómo hacerlo. Por este motivo, lo más adecuado es asignar pocos deberes al día, permitiéndoles disfrutar de las actividades familiares, las salidas y los regalos sin perder el hábito de estudio diario que les permitirá volver a clases sin perder las nociones de estudio antes aprendidas.

Planificar los deberes con cortos periodos de tiempo

El tiempo recomendado es de 30 minutos a 45 diarios, en el que se estima que los niños cumplan con las asignaciones de la jornada diaria, contando con tiempo suficiente para realizar otras actividades y disfrutar de sus vacaciones en familia.

Una planificación adecuada, con un límite diario impedirá que se acumulen las tareas y asignaciones. De esta forma se evita que los alumnos se desconecten por completo de las actividades escolares y también se les permite disfrutar de la época navideña sin ningún impedimento, ya que, el tiempo estipulado para deberes escolares puede ser bastante flexible.

Un lugar y tiempo específico

Para que las técnicas de estudio puedan mostrar buenos resultados, es recomendable que el niño, en compañía de sus padres, delimite un lugar específico y un tiempo estipulado en el cual debe culminar sus asignaciones del día. De este modo, cuando sea la hora de estudiar, el niño puede retirarse por unos 45 minutos a realizar sus actividades y, posteriormente, integrarse en las actividades recreativas que se planifican para el día.

Para planificar estos horarios, es fundamental contar con el acompañamiento de padres, dado que, de este modo, podrán considerarse en conjunto los tiempos de recreación y de estudio, logrando un equilibrio adecuado que permitan que el niño pueda cumplir con sus responsabilidades y disfrutar de las actividades recreativas al mismo tiempo, dándole la prioridad e importancia que amerita cada una de ellas.

Espacios diversos para el aprendizaje

La monotonía en el espacio de estudio durante la época vacacional puede ser un problema, dado que el niño puede aburrirse de permanecer en un mismo sitio, mostrando cada vez menos interés en sus tareas y deberes. Por este motivo, es recomendable que los docentes y maestros ideen estrategias de aprendizaje que incluyan actividades en el exterior, espacios abiertos o lugares poco comunes para el estudio.

Así pues, es factible realizar asignaciones donde los niños deban visitar el museo, el zoológico, algún parque o sitio de interés donde puedan ir a realizar consultas e investigaciones con la compañía de sus padres para aprovechar el paseo y, de este modo, aprender mientras se disfruta de las actividades más emocionantes.

Interacción entre padres e hijos

Este tipo de espacios comunes que permiten la interacción entre padres e hijos son ideales para disfrutar de las vacaciones y reforzar los conocimientos aprendidos en la escuela. Sin embargo, cuando no se realizan salidas al exterior, también pueden asignarse actividades que promuevan la interacción entre padres e hijos, ya sea para fortalecer valores o aprender más sobre la familia u otros aspectos importantes para el desarrollo del niño de acuerdo a la etapa de aprendizaje en la que se encuentre.

Para fomentar la participación, el maestro puede proponer juegos de mesa, dinámicas y actividades grupales que involucren a todos los presentes para fortalecer lazos familiares y promover la mejora de las capacidades del niño dado que con este tipo de actividades deben seguir instrucciones, escuchar, prestar atención, analizar y comprender la asignación.

Adultos responsables y comprometidos con los deberes para Navidad

Los esfuerzos del maestro para que los niños continúen con sus actividades y no pierdan los hábitos de estudio durante la época vacacional pueden ser en vano si no se cuenta con el apoyo de adultos responsables y comprometidos en casa que fomenten el esfuerzo y compromiso para culminar las asignaciones establecidas.

Es muy común que los padres afirmen que en época de vacaciones los niños no deben tener deberes, por esta razón, es fundamental generar conciencia de la importancia de estas tareas y deberes, justificando que se otro modo puede perderse los hábitos de estudio y el rendimiento académico de los niños en la vuelta a clases puede desmejorar.

Para que los niños cumplan con sus tareas, es fundamental el refuerzo positivo de los padres que impulsen al estudiante a culminar sus actividades, proporcionándole recompensas al culminar la jornada diaria, incluyendo actividades divertidas que le permitan disfrutar de sus vacaciones navideñas.

Dejar algunos días libres

Claro está que durante la Navidad es indispensable compartir con la familia, comprometiéndose con las actividades del hogar como decorar el árbol, cocinar juntos y abrir regalos. Por este motivo, es necesario dejar algunos días libres de deberes para que el niño pueda disfrutar de estas actividades sin que las asignaturas sean un impedimento.

Al dejar algunos días libre el niño puede comprometerse más en sus jornadas diarias de estudio, debido a que esto los motiva a terminar antes para poder disfrutar al máximo de los días más importantes de la Navidad, y poder descansar un poco antes de volver a clases sin perder los hábitos de estudio ni las nociones aprendidas en las lecciones proporcionadas por el docente antes del periodo vacacional. Lograr un equilibrio adecuado entre la diversión y la responsabilidad es muy importante.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Entradas relacionadas

Leave a Comment