fbpx

Fomentar la comunicación con nuestro alumnado

como-fomentar-la-comunicacion-en-el-aula-y-el-hogar

Fomentar la comunicación con nuestro alumnado

En este artículo aprenderás a fomentar la comunicación con nuestro alumnado e hijos, evitando que la falta de entendimiento entre adultos y niños desemboque en cualquier tipo de problemática. Reforzando así nuestra figura y otorgándoles a la infancia las herramientas, circunstancias y ambientes necesarios para una correcta comunicación.

La comunicación forma parte de la vida desde el mismo momento en que nacemos, es imposible sobrevivir día a día sin intercambiar información o ideas con los que nos rodean. Somos seres sociales, y como tales, necesitamos establecer contacto con otros a fin de enriquecer todas nuestras potencialidades.

Al ingresar al sistema escolar aparecen ciertas dificultades que afectan a los pequeños. Si eres profesor, debes ser capaz de lograr que los procesos comunicacionales se desarrollen con efectividad en el aula de clases.

La importancia de una correcta comunicación con la infancia

Desde la gestación, los padres tienen la responsabilidad de establecer vínculos cariñosos con los infantes, a medida que crecen hay que estar conscientes de que surgen cambios emocionales y corporales que les preocupan. La apertura al diálogo favorece la comprensión, expresión y compromiso.

En el momento en que los niños emiten sus primeras palabras se abre un mundo de posibilidades infinitas, el aprendizaje del entorno empieza a ser mucho más significativo. Pronunciar lo que sentimos permite que los que nos rodean sepan lo que queremos, así como, lo que nos disgusta.

Que nos entiendan es una sensación única, no nacemos con la habilidad de comunicarnos adecuadamente, la aprendemos a medida que nos convertimos en adultos, de ahí la importancia de estimularla.

Beneficios de una correcta comunicación con la infancia

Ser emisores y receptores de mensajes es tan natural como indispensable. Cuando los niños se expresan, desarrollan habilidades personales positivas, tales como:

  • Aumento del rendimiento académico.
  • Crean relaciones interpersonales auténticas con profesores, compañeros, amigos y familiares.
  • Sienten satisfacción al socializar.
  • Aprenden a conocerse a sí mismos.
  • Muestran afecto y empatía por los demás.
  • Pronuncian sin problemas lo que necesitan.
  • Defienden sus intereses y son más tolerables a la diversidad de opiniones.
  • Muestran mayores niveles de autonomía.
  • La capacidad para solucionar las dificultades que se les presenten se incrementan.
  • Autoestima equilibrada.

Riesgos de una mala comunicación con nuestros alumnos o hijos

Somos conscientes de que el núcleo familiar y la escuela son los espacios ideales para enseñar la manera de enfrentar los problemas diarios, el respeto, los valores y la aceptación de los puntos de vista. Si como padres siempre estamos ocupados o no tenemos paciencia, difícilmente podremos lograrlo y en su defecto generamos problemas graves de comunicación.

Los profesores también desempeñan un papel importante en conseguir la confianza de sus alumnos. En ambos casos, las deficiencias son muy peligrosas y podrían desencadenar severas complicaciones de conducta. Enfrentarse a ellas es mucho más difícil que procurar establecer una conexión apropiada con los hijos o alumnos.

La mala comunicación se evidencia en el comportamiento de los niños. Por lo general, se bloquean y dejan de expresar sus preocupaciones, desafíos y miedos. Si no conocemos sus gustos, intereses y aficiones resultará imposible responder con asertividad a las necesidades, metas y anhelos que tengan.

A largo plazo, también se han observado otros riesgos severos, como alteraciones en la salud mental, depresión, ansiedad y estrés. Está claro que si estos inconvenientes no se corrigen a tiempo, estamos ante la presencia de posibles adultos problemáticos y vidas insatisfechas.

Consejos para potenciar la comunicación con niños

En primer lugar, es fundamental que nosotros mismos sepamos comunicarnos. Después que lo hemos logrado, estaremos en capacidad de convertirnos en el mejor ejemplo a seguir, veamos ciertos consejos que te resultarán muy útiles.

En casa

  • Evitar amonestaciones constantes por cada conducta inapropiada.
  • No interrumpirlos cuando hablan.
  • Jamás menospreciar lo que dicen y trabajar su autoestima para que se sientan seguros e importantes.
  • Prestarles atención, mostrar empatía e interés.
  • Ser observadores, notar que les inquieta o algún cambio de conducta inesperado.
  • Razonar en vez de regañar y sugerir en vez de imponer.
  • Hablar con naturalidad sobre todos los temas y sin perjuicios.

En el colegio

El primer día de clases suele ser aterrador, los profesores tienen un gran trabajo por delante. El propósito es conseguir que sus alumnos confíen en ellos y que se sientan a gusto. La creación de climas confortables y que atraigan su atención, son alternativas de interés. Te presentamos algunos elementos a considerar:

  • Prestar atención al lenguaje corporal.
  • Ser amables y empáticos, mostrar interés ante las dudas o contrariedades.
  • Colocar las sillas en forma de U promueve la eficacia comunicacional.
  • Generar interrogantes abiertas hacia tus alumnos.
  • Evitar juzgar las respuestas o comentarios enunciados.
  • Si los ánimos están alterados, se sugiere esperar y hablar en otro momento.
  • Suprimir palabras complejas que los alumnos no entiendan, o en su defecto explicarlas con sencillez.
  • Expresar los temas de manera pausada.
  • Corregir con tacto las equivocaciones.
  • Reconocer que los progresos de cada niño son diferentes.

Como recomendacion extra, te animamos a leer un libro que en lo personal me aporto bastante y me cambió ciertas ideas a la hora de comunicarme con la infancia. Muchos lo conocereis, se trata de Cómo Hablar Para Que Sus Hijos Le Escuchen Y Cómo Escuchar Para Que Sus Hijos Le Hablen, puedes echarle un vistazo haciendo clic aquí.

Dinámicas para potenciar la comunicación con tus alumnos

Muchas estrategias se han diseñado en el ámbito educativo. Las dinámicas resultan magníficas para afianzar las relaciones, incrementar los sentimientos de pertenencia y fomentar el diálogo.

El éxito de la aplicación de estas técnicas, depende en buena medida de tu capacidad para expresar las instrucciones con precisión y aclarar las dudas antes de empezar. A los niños les encantan los juegos y sin darse cuenta puedes llevarlos a expresar sus emociones mientras aprenden valores esenciales de la vida.

Para romper el hielo al inicio del año escolar, nada mejor que los juegos de presentación. Consisten en hacer que los miembros del grupo expresen sus nombres y alguna otra característica personal, de esta manera empezarán a integrarse.

Otras opciones interesantes son:

  • El teléfono dañado: los niños se colocan en círculo y el maestro le dice en secreto un mensaje corto a uno de los participantes, quien a su vez lo transmitirá al compañero y así sucesivamente a los demás. Te asombrarás del resultado final.
  • Ojos vendados: agrupar en parejas y vendar a uno de sus integrantes, el que no está vendado guiará a su compañero para que no tropiece con los obstáculos que han sido colocados en el camino. La confianza entre los miembros permitirá el logro de la meta final, bajo las premisas de cooperación y trabajo en conjunto.

Sea cual sea tu elección, lo importante es abrir las líneas de comunicación y fomentar la intervención de todos.

Estas son algunas recomendaciones para seguir profundizando:

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Entradas relacionadas

Leave a Comment