fbpx

Ventajas y dinámicas para potenciar la autoestima en el aula o en casa

Ventajas-y-dinámicas-para-potenciar-la-autestima-en-el-aula-o-en-casa

La importancia de trabajar la autoestima: ventajas y dinámicas para desarrollarla

En este artículo aprenderás ventajas y dinámicas para potenciar la autoestima en el aula o en casa. Una persona que se subestima a sí misma, que no se valora en su justa dimensión puede vivir de error en error, y lo más seguro es que habitualmente tome decisiones desacertadas. Por fortuna existen maneras de estimular o desarrollar la autoestima, porque no se trata de una condición insuperable.

De la actitud personal depende mucho que se comprenda esa subestimación o baja autoestima, y se emprenda el camino para aceptarse tal como se es y corregir los errores en los que se ha incurrido por esa actitud negativa.

¿Qué es la autoestima?

Consiste esencialmente en quererse y en respetarse a sí mismo. De esto dependerá en buena medida la personalidad de cada quien, siendo un factor decisivo en el comportamiento ante los demás y en las relaciones interpersonales.

En términos más detallados, puede definirse como todo cuanto conforma los pensamientos, las imágenes, las percepciones, los afectos y los juicios de cada persona acerca de sí misma.

Pero en ningún caso debe confundirse esta con una visión de grandeza exagerada que más bien puede ser egolatría o egocentrismo. En estos casos cabe más bien hablar de narcisismo, que puede derivar en delirios grandeza, que nada tiene que ver con una sana autoestima.

Su exceso es una actitud negativa de la cual la persona no es consciente y puede ser una manera de encubrir debilidades que no quieren aceptarse o reconocerse.

Beneficios de una autoestima positiva

Al contrario de lo que puede pensarse, una alta autoestima no es lo mismo que ser una persona pedante o presumida. Es una justa valoración de lo que se es, reconociendo en su dimensión adecuada la personalidad, las cualidades y las capacidades que se tienen.

Las ventajas y beneficios de una autoestima sana y equilibrada deben inculcarse desde la infancia y fortalecerse en la adolescencia, en particular en esta etapa porque es cuando se afianzan los pilares de la futura personalidad del adulto.

Esas ventajas y beneficios pueden resumirse de manera sencilla en los siguientes términos:

  • Confianza en sí mismo. Si desde la niñez se enseña a todo individuo a tener confianza en sí mismo, podrá afrontar con mayor comprensión y entereza desde esa etapa de su vida todo el proceso de aprendizaje tanto académico como personal. Y ya de adulto desarrollará sus proyectos de vida y profesionales con mucho mejor criterio.
  • Cuidar de la salud. Está estrechamente relacionado con una condición positiva, porque quienes se valoran a sí mismos cuidan de sus condiciones físicas y su apariencia personal. Puede decirse que es un hábito que debe reforzarse en niños y adolescentes para que comprendan que forma parte de su personalidad integral y de una mejor aceptación en la sociedad.
  • Desarrollo pleno de habilidades. Nada más estimulante que una buena autoestima para desarrollar plenamente las habilidades innatas y las adquiridas, porque incluso se potencian otras capacidades con una actitud proactiva y positiva. La apropiada incentivación y la superación de los errores es fundamental en el proceso de aprendizaje de los niños en la educación formal, en su vida personal y si es el caso en los deportes y en las artes.
  • Un estado de salud mental óptimo. Quienes mantienen un mejor concepto de sí mismos tienden a evitar situaciones perjudiciales y los conflictos, sobre todo aquellos que son consecuencias de relaciones interpersonales enfermizas.
  • Alto sentido de responsabilidad. Porque se asumen las obligaciones y los deberes con madurez y cumplirlos acertadamente, y en caso de alguna equivocación se reconoce para corregirlo y no se convierta en frustración.

Como puede verse en los puntos señalados, son actitudes que dependerán mucho de su enseñanza, corrección  y estimulación en esas etapas fundamentales en la formación de la personalidad como lo son la niñez y la adolescencia. Te animamos a profundizar en la importancia que tiene el trabajo de las emociones en el aula, puedes hacerlo en este artículo.

Peligros de una baja autoestima

No son pocos esos peligros y sí pueden ser muy graves las consecuencias de una baja autoestima. Incluso hay un límite impreciso entre si es causante de estados depresivos o si estos llevan a caer en una percepción negativa de la persona que afecta a la autoestima.

La agresividad y las reacciones violentas suelen ser síntomas evidentes para disimular o encubrir debilidades, errores o fracasos, aunque estos no sean graves. Es importante detectar estos patrones y trabajar las diferentes parcelas emocionales, como por ejemplo mejorar la tolerancia a la frustración

Es frecuente que las personas con esta condición evitan participar en actividades sociales, básicamente porque no quieren verse expuestas a críticas aunque estas sean positivas o expresadas con la mejor intención.

Como suele estar muy vinculada a la depresión, puede inducir a desórdenes en la alimentación y al descuido del cuidado y el aseo personal. Y de allí, a las consecuencias devastadoras en la salud mental y física, no hay mucho trecho.

Puede ser en muchos casos la causa de que no se pueda conciliar el sueño, hasta caer en peores estados de insomnio, porque la persona vive en una especie de estado de remordimiento y culpabilidad permanente que no le permita la más mínima tranquilidad.

Y de los peores peligros por esas insatisfacciones que afectan la autoestima y toda la personalidad están las adicciones, bien sea a las drogas o a las bebidas alcohólicas, con sus nefastas consecuencias para la integridad física de la persona que la padece.

¿Cómo fomentar una correcta autoestima?

Son muchos los estudios que se han realizado para analizar sus causas y consecuencias, así como las claves para superarla. En general se ha determinado que su consolidación comienza en la infancia.

Por eso en este apartado se considera que lo ideal es ofrecer claves para estimularla, dirigidas a padres y maestros por su responsabilidad definitiva en la formación de niños, adolescentes y jóvenes. Algunas dinámicas para potenciar la autoestima son:

  • Escucharlos con atención, mostrándoles verdadero interés en cuanto dicen o quieren compartir.
  • Facilitarles el trato con amigos y condiscípulos para que desarrollen  buenas relaciones sociales.
  • Fomentar su autonomía y asignarles responsabilidades.
  • Jamás compararlos, ni positiva ni negativamente. Solo valorarlos por los que son y hacen, sin incurrir en las odiosas comparaciones.
  • Mucho menos etiquetarlos. En este caso es válida la recomendación anterior en cuanto a lo negativo y lo positivo. Nunca usar etiquetas.
  • A la hora de celebrar logros o señalar errores, ser lo más específico posible y con la mejor disposición ánimo.
  • Criticar las conductas y las acciones y no juzgarlos. Hay una gran diferencia entre tildar a alguien de malo, que en decirle que hizo algo malo.
  • Valorar sus esfuerzos aun en aquellos casos en que no se llega al mejor resultado, pero haciendo énfasis en que se puede hacer mejor.
  • Tratarlos con respeto e incentivarlos para que así lo hagan con todas las personas. Y en caso de alguna crítica, no hacerla delante de terceros y expresarla en tono respetuoso y tranquilo.

Estas serían las claves esenciales para fomentarla, aunque es muy probable que los padres responsables y los buenos educadores puedan añadir algunas más o desarrollar a plenitud las reseñadas aquí. Auque existe cierto debate acerca de si deben ser las familias o las escuelas quines se encarguen del tranajo emocional, nosotros pensamos que en temas educativos, lo ideal siempre será el trabajo conjunto y coordinado entre escuela-alumnado-familia. En nuestro artículo ¿Es la Educación Emocional competencia de las escuelas o de las familias? abordamos este debate.

Dinámicas para potenciar la autoestima

Si se trata de niños o adolescentes o jóvenes estas dinámicas varían por razones obvias relacionadas con la edad. Casi todas están basadas en el sentido lúdico de los seres humanos o en pequeñas representaciones tipo teatrales. Lo importante es que el objetivo siempre sea buscar y alcanzar fines o lados positivos. Estas son algunas:

Jugando con estrellas

A cada uno se le da una estrella para que la coloree con su color favorito. Debe escribir en la estrella tanto su nombre como tres cosas que le agrade realizar.

Una vez lo hayan hecho, las intercambian entre todos y a continuación el maestro pide que cada uno lea la estrella que le tocó sin decir el nombre de quien escribió en ella, solo lo que ha escrito que le gusta hacer.

La idea es que cada niño se sienta valorado cuando se lea la suya, tomado en cuenta y piense en los mejores términos que esa buena descripción corresponde a él.

Representando a profesionales 

Que cada niño escoja una profesión o trabajo que le gusta para que luego haga una pequeña actuación representando al profesional que escogió.

Con esta dinámica se persigue que el maestro destaque de cada alumno su representación y de cómo se ha esforzado para hacerla.

Como estas se pueden crear muchas otras con el mismo propósito, para lo que es suficiente combinar creatividad y talento pedagógico.

Esperamos que le haya gustado este artículo, recuerda que puedes seguirnos en nuestra cuenta de Instagram. En realizamos nuevas publicaciones cada día.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Entradas relacionadas

Leave a Comment