fbpx

Aprendizaje basado en el pensamiento

aprendizaje-basado-en-el-pensamiento

El aprendizaje basado en el pensamiento o TBL (por sus siglas en inglés) es una metodología de enseñanza que permite que los niños alcancen ese objetivo. Es posible, a través de una participación activa del alumno en el proceso de aprendizaje.

En el momento de educar a nuestros niños, es necesario que maestros y padres vayan más allá de conseguir la simple memorización de algún tipo de conocimiento. Debemos fomentar que los niños usen y desarrollen sus habilidades mentales.

Cuando los niños adquieren y aplican nuevos conocimientos a través de esta metodología, lo hacen de una forma más profunda y permanente. Todo eso, gracias a la asociación de ideas y la comprensión real de la información obtenida. 

En este post te hablaremos a profundidad de esta metodología de aprendizaje y de sus grandiosos beneficios para nuestros niños.

¿En qué consiste el aprendizaje basado en el pensamiento?

Es una metodología de enseñanza que otorga al niño un rol activo en su proceso de aprendizaje. Su objetivo es conseguir que los alumnos obtengan los conocimientos establecidos en el temario al tiempo que desarrollan otro conjunto de habilidades y destrezas.

Estas últimas, están más bien relacionadas con el pensamiento y el razonamiento lógico, que podrán poner en práctica en situaciones futuras. 

Con este tipo de aprendizaje, los niños consiguen desarrollar el pensamiento creativo y el pensamiento crítico. Estos tipos de pensamientos son útiles y necesarios, tanto en los estudios académicos como en la toma de decisiones del día a día.

Para los niños, aprender con este método resulta motivador y entretenido, por lo que contribuye a despertar su curiosidad y sus deseos de aprender. Así, a cada momento, crece el interés de adquirir más conocimientos. 

Los alumnos adquieren habilidades como:

  • El análisis: que les permite aclarar sus ideas y establecer juicios adecuados.
  • El pensamiento creativo: que es aquél en el que surgen las ideas.
  • El pensamiento crítico: que permite establecer la validez y cabalidad de las ideas.

Gracias a que los niños realizan rutinas de pensamiento, comienzan a ser capaces de tomar decisiones por sí mismos. El reconocido filósofo de Harvard Robert Swartz, experto en este tipo de aprendizaje, establece el proceso de toma de decisiones en los siguientes 4 pasos:

  1. Determinar por qué es necesario tomar una decisión.
  2. Establecer las opciones disponibles.
  3. Evaluar las consecuencias de cada opción.
  4. Elegir la mejor opción en base a las posibles consecuencias.

Es un sencillo patrón de pensamiento que, con el tiempo y debido a su práctica frecuente, los alumnos lo pueden convertir en su modo normal de pensar y actuar. También se convierte en un esquema referencial para realizar las discusiones y debates en el aula de clases.

Las ventajas que ofrece el aprendizaje basado en el pensamiento

El hecho de que padres y docentes apliquen este tipo de aprendizaje representa una serie de ventajas, como las que te mencionamos a continuación:

Es sumamente versátil 

Porque este método de enseñanza se puede adaptar a cualquier tema o materia que forma parte del currículo y también puede combinarse con otras metodologías. Algunas de ellas -que también son muy participativas- son el trabajo colaborativo, el flipped classroom o el aprendizaje por proyectos. 

Permite adquirir un conocimiento más significativo

Se debe a que el alumno maneja por sí mismo la información. La analiza, la relaciona y la digiere mucho mejor por medio de diversidad herramientas y técnicas. Todo eso, le permite adquirir un aprendizaje propio, que es mucho más profundo.

Propicia un aprendizaje más activo

El TBL coloca al alumno como el protagonista de su proceso de aprendizaje. Los métodos tradicionales, dejan al docente el rol de compartir la información con sus alumnos. De este modo, los alumnos se limitan únicamente a memorizarla.

Al contrario, el alumno debe involucrarse directamente en el proceso de adquirir el conocimiento y esto lo hace más efectivo y motivador.

Promueve una mejor evaluación

Con el método de TBL, no solo el resultado es lo más importante, también lo es el proceso realizado para fijar el conocimiento. 

De esta forma, al realizar pruebas o evaluaciones, los alumnos pueden recordar el proceso y relacionar ideas e información de una forma más fácil, que solo memorizar contenido.

Desarrolla destrezas y habilidades de aplicación generalizada

Este método, aparte de facilitar la obtención de conocimientos académicos contemplados en el programa, también promueve el diálogo y el debate, anima a la expresión de los propios puntos de vista y estimula la reflexión

De este modo, se desarrollan habilidades que serán útiles y necesarias en otros ámbitos de la vida. Algunas de ellas son:

  • Investigación y análisis de la información.
  • Desarrollo de la innovación y la creatividad por medio de la motivación de la curiosidad.
  • Resolución de problemas y toma de decisiones.
  • Motivación para el esfuerzo propio y la perseverancia para la superación de retos y corrección de errores.
  • Desarrollo de la autonomía, la empatía y la colaboración.
  • Mejora de la expresión escrita y verbal.

Actividades para promover el aprendizaje basado en el pensamiento

Existen varios tipos de actividades que resultan útiles para promover el aprendizaje basado en el pensamiento. Estas, se pueden poner en práctica tanto en el aula de clases con como en el hogar. Vemos algunas de ellas: 

Plantear dilemas de tipo moral

Se trata de presentar una narración corta acerca de una situación hipotética que plantea un problema que implica un conflicto de valores. Cada participante debe reflexionar en el asunto como si fuera parte de él. 

Asimismo, deberán decir qué harían en el caso planteado según su escala de valores. Esto permite que lo participantes puedan pensar acerca de sus propios valores, decidir qué acciones tomar en la situación presentada y dar los argumentos que sustentan su decisión.

Comparar y hacer análisis de noticias

Mediante el uso de diversas fuentes informativas como diarios, radio, canales de televisión o redes sociales los alumnos deberán contrastar una misma noticia información compartida en distintos medios.

De esta forma, los participantes pueden construir su propio conocimiento mediante el análisis y la reflexión. También, se pueden propiciar debates y foros de opinión en torno a un libro o un vídeo y fomentar la argumentación de las posturas asumidas por cada uno.

Hacer juegos de roles

Consiste en presentar a la clase alguna situación problemática o de conflicto, sobre la cual los alumnos presentarán algún tipo de solución. Para hacerlo, deberán representar el rol de cada uno de los personajes involucrados en el planteamiento, delante de sus compañeros.

Igualmente, deberán exponer las razones que sustentan la solución planteada y por qué consideran que su alternativa es la mejor.

Si te ha interesado este artículo sobre el aprendizaje basado en el pensamiento, seguro que también te gustarán:

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Entradas relacionadas

Leave a Comment